Caridad



Queridos hermanos:

Mi nombre es Antonio y me dirijo a todos vosotros como responsable de la diputación más bonita y sensible que pueda tener una Hermandad como es la de la CARIDAD.

Cualquier época del año es buena para hacer caridad, aunque nos sensibilicemos más en Navidad, por todo lo que rodea a estas fechas. Estamos atravesando momentos complicados debido a la pandemia producida por la covid-19, en el que muchas familias han visto mermados sus ingresos provocado por pérdida de trabajo u otro motivo relacionado con el coronavirus.

En octubre hemos repartido una gran cantidad de alimentos a 12 familias del barrio, y en breve comenzaremos con la campaña de recogida de alimentos para Navidad, como venimos haciendo todos los años.

Por otro lado, estamos dando difusión a la venta de unos “Bizcochos Marroquíes” para ayudar a las Hermanas del Convento de la Purísima Concepción de Osuna, ya que éstas han bajado la venta de los dulces a casusa de la escasez del turismo y de la cancelación de la Exposición de Dulces de Conventos.

Desde nuestra diputación queremos animaros a unirse a la CARIDAD de una forma u otra. No sólo es caridad cuando se hace un donativo de tipo económico, o cuando se lleva una bolsa de alimentos; también se hace caridad ayudando o motivando a que otras personas colaboren con esta sección de la Hermandad. También se hace caridad poniendo en contacto a ese supermercado o establecimiento que tiene sus productos en desuso o que por el motivo que sea, lo apartan de la venta, siempre y cuando los mismos se encuentren en perfectas condiciones de uso. Pensad que a lo mejor vosotros no podéis aportar mucho, pero tal vez ese familiar, ese amigo o ese vecino puede ofrecer el servicio, idea, producto o, por supuesto, la aportación económica que a veces hace falta. Por ello, aportad vuestro granito de arena que entre todos podamos hacer una montaña tan grande que estemos más cerca de nuestros Señor Jesucristo.


Esta Diputación de Caridad tomó las riendas de su trabajo en el año 2010, con mucha ilusión y muchas ganas de trabajar. Con la intención de continuar un trabajo muy bien hecho por muchos de los anteriores mandatos que fueron base de lo que a día de hoy va conformando el nacimiento de la Bolsa de Caridad. Un grupo de hermanos y hermanas que desinteresadamente están ahí cada jueves y en cada acto y actividad que se lleva a cabo aportando ideas, tiempo, ganas e ilusión por hacer el bien entre las personas a las que por circunstancias de la vida le fallan los recursos.

Pero esta Diputación de Caridad no sólo debe ofrecer ayuda a quién la necesita. También debemos ofrecer a nuestros hermanos la posibilidad de colaborar con nosotros y vivir una experiencia diferente, a veces inolvidable, en cada acción que llevamos a cabo. Desde colaboraciones puntuales en actividades que surgen cada año hasta colaboraciones más específicas y comprometidas.

Como primer objetivo, está el atender a nuestros hermanos en cualquier tipo de ayuda que nos soliciten. No nos limitamos a problemas económicos, hay otros tipos de necesidades en las que podemos colaborar como facilitarle asistencia jurídica, médica, simplemente compañía, etc.

Cuando llega una persona pidiendo ayuda económica a nuestra hermandad, la ponen en contacto con esta diputación de caridad y estudia qué tipo de asistencia se le da, contrastando la veracidad de la petición. Todo esto se hace para evitar la picaresca, que es mucha y a veces es la forma de darnos cuenta de que no tienen necesidad de tal ayuda en perjuicio de quien realmente lo necesita.

También ayudamos a comedores, convento, asociaciones y familias en Navidad, proporcionándoles alimentos, dinero, ropa y juguetes que se solicitan a distintas entidades en esta época.

Colaboramos con Cáritas Parroquial y  con el proyecto Fratérnitas del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla que consiste en ayudar en lo posible con la parroquia del Polígono Sur.

En líneas generales, estas son las actividades de la Diputación de Caridad de tu Hermandad. Ya por ultimo quiero primero ofrecernos a todos los hermanos para cualquier cosa que nos puedan necesitar, no sólo económica, a veces se necesita cualquier tipo de ayuda que es mucho más importante que la monetaria y hago extensible esta colaboración a no hermanos.

Y por eso, ahora sí, te pedimos tu colaboración directa con la Hermandad a través de su Diputación de Caridad. Con tu ayuda, tu esfuerzo, tus ideas, tu ilusión o tus posibilidades. La recompensa es enorme.

La Hermandad de la Anunciación siempre está inmersa en los proyectos y actividades que se presentan en su entorno. Y a través de esta Diputación colabora con proyectos de gran envergadura que tienen lugar en la ciudad y alrededores. Pero queremos ir a más y por eso necesitamos tu ayuda.


Antonio J. Estévez EspinosaDiputado de Asistencia y Caridad